Me preparé para dejarte ir y sabía que esa decisión sería dura y difícil, levemente imaginé lo que sería pero me equivoqué… Lo peor está por venir.

Al pasar los días me invadían los recuerdos, todo me hacía pensar en ti, una canción, un lugar y hasta un aroma te traía a mi mente, fue cuando entendí que ese dolor de soltarte sólo era el principio; Ya no podía tomarte en cuenta en mis planes, pero era imposible. En todos estabas tú, en esos lugares que queríamos conocer y los viajes que nos imaginamos, la casa que soñábamos arreglar a nuestro gusto e invitar a los amigos, me mataba la duda de no saber de ti, no saber qué hacías ni donde estabas, lo peor era meter en mi cabeza que ya no tenía derecho a preguntar.

Como fue pasando el tiempo llegaban a mi mente pensamientos horribles, como reaccionaría cuando supiera que ya salías con alguien más , si ya no pensabas en mi, si ya me habías olvidado, si ya me habías dejado de amar, era una idea aterradora saber que esos labios no me besarían más, que no tomarías mi mano al caminar, que esos abrazos serían para otra ¡y simplemente no podía soportarlo!

La nostalgia de nuestros mejores años me invadía, sonaba en mi mente la canción que queríamos bailar en nuestra boda, pensé que éramos el uno para el otro, tus labios estaban hechos a la medida de los míos, tus abrazos encajaban perfecto en mi cuerpo, tu piel reconocía mi piel, estábamos conectados y ahora todo eso era historia.

No sé cuánto más dolerá, ni cuánto tiempo me lleve poder recordarte sin sentir melancolía, sin sentir ese vacío en mi corazón y esa tristeza profunda en mi alma, por que olvidarte eso sí no pasará.

 

Lo peor está por venir… Aprender a vivir sin ti.

 

por Vane



     Compartir         Compartir