Hoy no es un día normal, mi cabeza no tiene los mismos pensamientos como solía tenerlos yo.
Es extraño escuchar de mis amigos lo mucho que he cambiado, lo bastante que me alejado, sin dudar ha sido algo que me ha desconcertado.

Y es que haciendo análisis de mi vida y de mi pensamiento si me has cambiado, me he alejado de quienes creían que era genial, he cambiado, me volví más insegura, me convertí en una extraña persona que se pone de malas si no recibe un mensaje tuyo, que cambia todos sus planes con tal de verte, aunque tú a final del día le digas “hoy no te voy a buscar”; quien dejó su orgullo con tal de no pelear, quien se volvió más inquieta porque ya no la haz de mensajear, quien teme siempre que encuentres a alguien más linda que yo.

Es raro, porque jamás me hubiera visto como me veo hoy, tan confundida, tan intolerable y tan preocupada por un futuro incierto.
Muchos me dicen que debo regresar, que debo ser la misma mujer alegre que le ganaba la hiperactividad, pero ha quién quiero engañar, nadie me ha cambiado, yo solamente me he enfrascado en las cosas negativas olvidando mi esencia, olvidando mi planes y mi futuro; deposité mi confianza y todo de mí en alguien que no me quiere de la. misma manera que yo.

Debería enfrentar y dejar de temer, de cualquier forma llegará a pasar, terminar o seguir, pero debo aprender a idealizar que el amor propio debe crearse mayor medida en mí, que en depositarlo en alguien más.

Tendré una tarea difícil, pero siempre funcionará, siempre y cuando me vuelva a amar.

 

por Ari León



     Compartir         Compartir