Yo también merezco un amor.

Me cansé…

Siempre es la misma situación, yo entrego de mí para que algo funcione y el otro lado no lo hace.

Soy fiel sin tener nada estable, soy cariñosa para que me recuerde y coqueta para que me desee; ser linda con él no es fácil, hace cosas que me molestan demasiado y aun así prefiero tener una sonrisa en el rostro para que siga conmigo…

No es suficiente, sólo llega alguien con mejor piel, cabello, cuerpo, rostro, aún más coqueta y atrevida de lo que he sido, lo maltrata, lo humilla y parece que le encanta, tanto le gusta que me deja con el corazón destrozado y con un nudo en la garganta, porque aun cuando lo hace no le reclamo, ni grito y no lloro no lo hago si estoy con él, pero llego a casa y cuando me siento segura y estoy sola rompo en llanto, me duele el pecho ahí estaba esa sensación nuevamente: “se encontraba vacío otra vez”

No podía evitar que mi cabeza se llenara de ideas, de recuerdos, de su nombre y aún más llena de preguntas ¿Qué hice mal? ¿No soy suficiente? ¿Qué logro ella que no hiciera yo?

Explotaba de dolor, pero aún más de rabia, me sentía impotente, maldecía su nombre más que nada, lancé cualquier cosa que tuviera a mi alcance y lo peor es que no importaba que hiciera no servía de nada, él no la dejará y si lo hace no será por mí, no volvería arrepentido…

No podía sólo secar mis lágrimas, arreglar mi cabello y creerme fuerte para aparentar que nada sucedía, me quebré, estaba cansada de repetir ese mismo proceso en varias ocasiones que tenían el mismo desenlace.

71

Comenzaron a sonar en mi cabeza los comentarios, lo mismo de siempre, que no me derrotara, que un día llegaría a mi ese amor que me llenara pero para que, ¿Para quebrarse y dejarme vacía de nuevo? Y sólo imaginar lo que escucharía en las personas era lo peor, pues sólo me terminaban recordando que de nuevo fracasó mi intento de encontrar amor.

¡Yo merezco ese amor! ¡Me lo he ganado!

Yo también puedo jugar muy bien a la seducción, si hay algo que desconozco  ¡está bien!  Para eso es el amor, para aprender, pero también para enseñar.

Siento que todos merecemos un amor así, para unos un cuento de hadas, para otros el sentido de nuestras vidas, algo que nos lleve al cielo, y que en algunos momentos nos de dolor para recordar que no todo es color de rosa…

Me doy cuenta que …

Si realmente existe ese amor de pareja incondicional y sólido, aún no lo descubro, pero un día lo haré, quizá exista y quizá no, sólo esos que se hacen llamar “amantes” o “enamorados” lo saben y ni ellos pueden estar tan seguros…

No existen expertos en situaciones selectas, menos antídotos o algún manual de reglas, la guía es la de sensaciones que se encienden, pero que un instante desaparecen.

 

por Mariel Diaz

 



     Compartir         Compartir