¿En dónde nace la inspiración?

En un sueño, en un viaje, o en un camión…

A veces escuchando tu música favorita o al conocer a alguien agradable.

Mi inspiración nace cuando pienso en ti y en los momentos que nunca hemos estado juntos. Nace cuando escucho tu mirada o veo tu voz o cuando siento que el corazón se me apaga; o simplemente al sentir los besos que nunca me das. 

Hoy es lunes y voy en un camión; siento frío en mis pies y escucho a James Blunt.

No me gusta su letra; pero amo su voz.

Y en medio de todas estas personas que me rodean, de repente pienso en ti.

Entonces imagino que te encuentras a mi lado y sigilosamente volteo mi mirada hacia ti y aunque no hay nadie sentada allí, yo te imagino.

Entonces te digo: ¡Hola!… ¿Cómo estas?

Tú me sonríes y me dices: ¡Hola! Estoy bien…

Tienes frío y lo sé porque tus mejillas están ruborosas y te ves hermosa con ese saco rojo y tu gorro negro.

No puedo apartar mi pensar de ti.

Quisiera tomarte de las manos y darte un poco de mi calor, pero traes guantes y creo que yo tengo más frío que tú.

No te digo nada y sólo espero el trayecto sea muy largo y así poder pasar mucho tiempo a tu lado.

Tu aroma me penetra hasta el alma, tus cabellos son más lindos que la seda y lo sé porque te has voleado y han rosado cerca de mi mejilla.

Eres un ángel; murmuro… Escuchas y sonríes.

Y entonces escucho mi teléfono y descuido mi mirada de ti y de pronto desapareces.

Se me olvidaba que eras un sueño, pero en medio de todo esto, tu aroma permanece.

 

por Ricardo Goga



     Compartir         Compartir