Comprendo que esto ha terminado. Que no hay más amor de ti para mí. Que tu corazón ya no late al mismo ritmo que el mío y que ha llegado el momento de dar por terminada esta inconclusa historia. Te agradezco tu sinceridad y tu valor para verme a los ojos y decirme que ya no me amas. Has sido honesto conmigo y estoy inmensamente agradecida por eso pero, una última súplica; no intentes… ¡No me pidas que sea tu amiga!

Hay historias que empiezan con la amistad pero no amistades que comiencen con un amor. Al menos no las conozco, al menos no será mi caso. No puedo ser la amiga que abraza ese cuerpo que fue tantas veces mío y no puedo besar tus mejillas, cuando por tanto tiempo bese aquellos, tus labios. No puedo seguirte viendo como algo ajeno y tampoco verte sonreír sin evitar enamorarme. Estoy hecha de historias a medias y con ninguna he creado lazos después de haber amado. La clase de persona serena y paciente para ser amiga de un ex amor, no habita en mi que soy tan intensa. Si, muchos dirán que debería conformarme con tenerte como amigo, yo simplemente no puedo conformarme con algo que no me hace feliz.

Nadie como yo te conoce y es por eso que me niego a mantener un lazo contigo, si te conozco tan bien, entonces se que te seguiré amando. No es bueno para mi salud mental, tenerte a mi lado. Navego entre la cordura y el abismo que representa mi locura y el barco está a casi nada de naufragar en esa agua intranquila, si me quedo a tu lado entonces voy a ahogarme. No me pidas que sea tu amiga que si fuera al revés el caso, tú no querrías verme sabiendo que en mis ojos, jamás volverás a ver amor sólo cariño. Algo fraternal, algo que siempre me hará saber que ya jamás estarás conmigo, como el hombre, sólo como el amigo.

No puedo seguir siendo sólo una amiga. No quiero verte en brazos de otra mujer y sentirme feliz por eso. Sinceramente no deseo verte feliz con alguien más. No sería justo, verte sonriendo mientras yo lloro.

Ser amigos no es una opción para mí. Lo más sano es no saber de ti nunca más, para hacer más fácil este proceso de verte partir. No puedo ser tu amiga, no quiero ser tu amiga.

No es que no agradezca todas tus atenciones. No es que no aprecie que seas honesto, pero no quiero ver como mis ilusiones son tan cercanas y al mismo tiempo tan imposibles. No puedo verte, no puedo compartir más tiempo contigo, no puedo estar de ti cerca, no puedo amarte en silencio. Si vas a ser feliz algún día, me aseguraré de no saberlo, y es que yo te amo, pero nunca serás ya más mío, nunca estarás junto a mí.

No puedo conformarme, la verdad; te agradezco tu honestidad con símbolo de respeto. Sé que te vas a ir, no hay más que decir, esta es mi  última petición a ti…

 Si ya no me amas, si lo nuestro ha terminado, no me pidas que sea tu amiga porque yo…  Yo como amigo no te quiero.

 

por Edith Neri



     Compartir         Compartir