Cómo olvidar tus besos si aún tengo el sabor a fresa entre mis labios y tu mirada clavada que no puedo ni quiero sacar… A pesar de que estamos a unos pasos, no puedo romper la barrera que has puesto entre nosotros, la ironía de estar cerca y lejos a la vez es lo que nos mantiene viva la esperanza de algún día realizar los sueños que anhelamos.

No dudes de mi amor que será eterno hacia ti, nadie jamas podrá robarlo ni igualarlo en el mundo, lo que vivimos nadie lo ha vivido, esa entrega al momento de estar juntos y el calor inmenso de nuestros cuerpos al estar en contacto, esos olores únicos del amor, tus uñas por mi espalda y mis manos por todo tu cuerpo…

No existe nadie en la faz de la tierra que te haga sentir lo que yo, ni a mí lo que tú; porque nosotros estamos complementados para estar juntos, sólo tenemos que esperar el día para finalizar esta divina historia que comenzó en el lugar menos pensado y continuó donde todos saben y terminará en cualquier lugar en cualquier tiempo.

Si la ley de recurrencia existe, sé que si morimos sin cumplir nuestro propósito, nos volveremos a encontrar y será igual o más apasionado nuestro encuentro… Así podemos pasar vidas enteras hasta que un día podamos tener lo tanto deseamos: nuestra felicidad. Que no es fácil, pero tampoco imposible.

Lucharé hasta el final para poder estar a tu lado y si me canso, tú me darás el aliento para seguir y cumplir nuestra meta:

Amarnos por siempre.

 

por Gerardo Reyes

 



     Compartir         Compartir