Y así fui, vistiéndome de tus miradas. A último momento pude disfrutar de tu sonrisa perdida en el sentimiento de aquella canción, de tu momento viajando entre la letra que tararean tus labios y que describen tu anhelo.

Me dejaste una vez más pensando en cómo puedo quererte de una manera tan entera.

Pero lo cierto es que te amo con todo mi ser, amo ese porte de indomable, ese gesto que sugiere que has despegado de tierra firme. Amo ese rostro de descanso al escuchar esa canción que te invita a soñar. Amo cómo despiertas y desnudas mis piernas que te regresan a la realidad, las tomas, las abres y te dejas perder entre su humedad. Amo cómo juegas con tu lengua saboreando mis pechos.  Amo cómo me vuelves tu placer, tu instante, tu vida a punto de acabar.

Eres entre todo lo que tengo, el mejor recuerdo para querer olvidar.

 

por Elena Serna



     Compartir         Compartir