No me enamores, no lo intentes. Vengo de una tierra donde las grietas, los barrancos e inmensos ríos han forzado mi ser a sobrevivir, a usar coraza y usar espada, a cubrirme de las lluvias como si fuese agua hirviendo la que cae.

No me enamores, no lo hagas. Llevo a cuestas heridas intentando cicatrizar, volcanes en erupción buscando salida. Cargo conmigo mares negros que lloran cada noche sobre mi rostro..

No me enamores, no lo busques. Soy un soldado caído que al cerrar los ojos sólo escucha el retumbar de la guerra, de las batallas perdidas. Y al abrir los ojos sólo veo las cenizas que dejó la lucha, sólo siento el dolor de las heridas hechas a carne viva.

No me enamores, por favor no.

 

por Elena Serna



     Compartir         Compartir