Probablemente me olvidé de mí en el tiempo que estuve contigo, probablemente no supe cómo actuar pues me desvié de mi camino.

Miro al pasado y me veo feliz, me veo sin ti, libre, soñadora con esperanza. Me recuerdo, me recuerdo bien, llena de vida, sin ninguna angustia, independiente, nada temerosa, así es como me recuerdo, saltando por los pasillos del instituto, riendo de la vida, no existía preocupación en mí, no tenía el alma rota.

Pero todo cambió, me miro al espejo y no soy esa chica, no sé quien soy. Por fuera, físicamente soy ella, esos ojos café, los labios gruesos, las pequeñas pecas en las mejillas, ese cabello rojo; sí, físicamente sigo siendo la misma. Pero por dentro no lo soy, ya nada me parece importante, he perdido el interés, la vida me parece aburrida, no pienso en el suicidio, aún no llego a ese extremo, pero en ocasiones pienso que si me quedara dormida mucho tiempo, todo estaría mejor, yo estaría en paz, luego regreso en sí, y me digo que estoy mal.

El futuro me da miedo, perdí mi independencia, perdí mi libertad, me siento como un pajarito encerrado en una jaula, donde le es imposible extender sus alas. Estoy tan impotente, ¿cómo llegué a esto?, ¿cómo dejé que tú me cambiaras?, me volví tan dependiente de ti, de la nada ya nada me es gracioso y trato de pasar por desapercibida en el instituto.

44

No queda sombra de mí, me perdí.

La persona más triste, en eso me convertí, por ti, fue un error dejarte entrar, me has dejado el alma rota, te llevaste lo mejor de mí. Es tan injusto, entro en el abismo de mi desesperación y siento que me ahogo, cada día más.

Escucho a las personas contar historias sobre mí, de cómo era antes de conocerlo, el inicio de cada relato es diferente, algunos son buenos, pero el final siempre es el mismo… “Él la consumió”.

Trato de entender cómo sucedió, pero no me lo puedo explicar, la única respuesta lógica que encuentro, es que estaba enamorada, de una manera equivocada, pero me niego a creerlo.

Me extraño tanto, estoy tratando de regresar a mí, de encontrar mi felicidad de nuevo.

Todo de mí está en ruinas y debo construir todo de nuevo, tengo miedo, de que llegue alguien y lo derrumbe todo. Tengo que evitar que eso vuelva a pasar.

Me siento tan sola, me siento sin mí.

 

por Karen Perez



     Compartir         Compartir