Te pediría que te quedes una vez más a mi lado para cumplir tantas promesas que un día nos hicimos, pero sabes ya estoy harta de rogarte para que te quedes a mi lado; me harté de tener que esperarte todas las noches, me cansé de tener que rogar migajas de amor, me cansé de ser la estúpida que te rogaba por hacer el amor, me cansé de ti, de tu indiferencia, de tu estúpida actitud y me cansé de todo tú.

Sabes…  El amor no se acaba por sí solo, el amor se acaba por las actitudes que nosotros mismos tomamos, por la actitud que tú tomaste, y desde aquel momento en que decidiste supuestamente quedarte a trabajar para ganar más dinero, pero estoy más que segura de que no era por el dinero que te quedabas más horas a trabajar, sino que te quedabas en tu oficina a pasarla con Mónica, tu secretaria…

Sí, esa que me tenía que agendar para poder pasar una miserable hora con mi propio esposo. Pero ahora eres libre de acostarte con quien se te dé la gana, al fin y al cabo cada quien tiene lo que merece y no es por desearte mal, pero ojala pagues por todo lo que me has hecho, digo, después de todo existe el KARMA.

Sólo te pido una cosa… Y antes de que empieces a pensar mal de mí, te digo desde ahora que no es tu dinero lo que quiero, quiero que dejes de joderme la vida y que no me busques, porque estoy segura de que lo harás, me buscarás para que lave tu ropa, te planche, cocine y para que sea tu sirvienta; pero no mi amorcito, no volveré a ser sirvienta de nadie y ni de mí misma, porque a una esposa se le trata bien y con amor y tú, tú nunca me trataste así.

Bueno, tal vez los primeros 7 u 8 meses, pero después fui tu maldita sirvienta, pero bueno no sólo fue tu culpa que me hayas tratado así, sino también fue mía, por dejar que me trataras así.

Ahora que ya eres libre ve y búscate a otra que te haga todo lo que yo te hacía, veamos si la encuentras, porque lo más seguro es que NO; has el intento con Mónica, Esperanza o con quien se deje… No pierdes nada al intentarlo.

Espero que ya estés leyendo esto y seguramente has de estar recordando mucho a mi mami, pero no te preocupes porque yo también recordaba mucho a mi querida suegra cada que llegabas a la casa a acostarte en ese sillón como un rey.

Pero bueno, retomando lo anterior, espero ya te hayas dado cuenta que mis cosas ya no están en casa y te voy avisando que mi abogado pronto llegará a visitarte con la solicitud de divorcio…

PD: Espero que después de mí, no vuelvas a cometer los mismos errores con la siguiente.

 

por Barron



     Compartir         Compartir