Seguramente varias veces tuviste una decepción amorosa como todos, pero, hubo una que en especial te marcó, una que te destrozó la vida, los sueños, las ganas y las ilusiones. De la cual pensaste y sentiste que nunca saldrías. Pero déjame hoy te doy una buena noticia: siempre se puede salir delante de una ruptura.

Yo soy la prueba viviente de ello.

Una vez me engañaron, me mintieron, me abandonaron sin darme razones, hasta que descubrí que me dejaban por alguien más. Si, efectivamente, sentí que era el fin del mundo. Sentí que no podría vivir sin esa persona, pues todas las noches estaba en mis sueños y durante el día lo extrañaba a morir.Entré en depresión, no comía,no dormía y me maldecía por cada error que cometí, al tontamente creer que fui la culpable de su partida, de haberse enamorado de alguien más.

Lo buscaba sin obtener respuesta,y cuando la obtenía sólo me humillaba. Perdí mi dignidad, sufrí de ataques de ansiedad cada fin de semana, pues eran los días que pasábamos juntos, y entonces tuve que acompañarme únicamente por mi soledad.

historias de un amor

Estuve en el hoyo y nadie pudo sacarme de ahí, nadie más que yo.

Un mes después decidí entrar a terapia y a partir de ahí todo mejoró. Recuperé mi confianza, mi autoestima que estaba pisoteada,me perdoné y meses después lo perdoné. Invertí tiempo en mí, me valoré, aprendí que no necesitaba de nadie para ser feliz, para sentirme completa. Y sobre todo, aprendí a ir con cautela en el amor. A no aferrarme a la primera persona que se me cruzaba en el camino, pues el “clavo que saca otro clavo” no funciona.

Aprendí a amarme a mi misma tal como soy.

Y hoy, heme aquí un par de años después, con un buen trabajo, mi familia, amigos, y la cereza del pastel: un hombre que amo y que me ama, me acepta, me valora y me respeta. Un hombre con el que paso los momentos más maravillosos de mi vida. Con él he creado nuevas ilusiones, nuevos sueños y metas, tenemos un futuro en mente, juntos por supuesto. Es una persona en quien confiar, con quien me siento segura, protegida, cuidada, mimada, que tiene detalles y que cada día me dice lo hermosa que soy y lo mucho que me ama,pero no sólo me lo dice, sino también me lo demuestra de todas las formas posibles.

Así que, querida amiga, tú que estás pasando por alguna situación difícil, que tienes el alma rota y el corazón hecho añicos. Tú, que no crees que volverás a amar un día, que ahora piensas que el amor es una basura y que no sirve para nada, que estás decepcionada, dolida, que no entiendes que pasó, que hiciste mal o en que te equivocaste.

historias de un amor

Te pido ya no tortures a tu mente, ya no quieras encontrarle explicación a las mil cosas que rondan en tu cabeza, pues tu corazón no entiende de razones. No saques conclusiones, no reniegues del amor ni maldigas a los hombres, pues hoy te puedo asegurar que no todos son iguales.

No te cierres a nuevas ilusiones, a volver a sentir, a volverte a enamorar. Pues seguramente perdiste muchas cosas, pero ganaste lecciones, aprendizajes. Eres una persona diferente ahora, y cuando todo el dolor pase lo entenderás.

Hoy sufres,pero mañana serás más fuerte que ayer.

Así que levántate, ponte tu mejor ropa, sonríe, ocupa tu tiempo en cosas que te gusten, sal con tus amigos que dejaste de ver por tener tu relación, pasa tiempo con tu familia, viaje, lee, escribe, canta, baila, dibuja, haz mil cosas, redescúbrete nuevamente y reinventate cada día que pase.

Confía en ti, valórate, apapáchate, deja que el doctor tiempo cure las heridas, mientras tú estás ocupada viviendo. Pero sobre todo: ámate. Recuerda que está permitido caer, pero es obligatorio levantarse. No serás la primera ni la última mujer que sufre por amor. Pero también es preferible sufrir por haber amado, que convertirnos en piedras y no sentir nada.

Y por último: recupera tu esencia e intégrale lo nuevo que hayas aprendido. Amaté y vive. No guardes rencores, deséale felicidad y sé feliz tú también. Agradece las lecciones.

Cuida, sana y prepara tu corazón, porque el camino aún es largo a amar.

 

por Brenda Cruz



     Compartir         Compartir